EL CHÚCARO DIJO “ADIOS” A LOS VETERANOS

Luego de 25 años de participación ininterrumpida, El Chúcaro se despidió de la práctica del fútbol de veteranos y deja un vacío imposible de llenar. La decisión adoptada por la familia Kairuz, que comandaba este grupo, sorprendió a propios y extraños pues había logrado constituirse en el más ganador en el plano local y provincial.

 Desde que la Asociación Centrochaqueña de Fútbol de Veteranos empezó a dar sus primeros pasos en el Club Banchaco, el conjunto de Parrilla El Chúcaro dijo presente. Fue un cuarto de siglo de protagonismo permanente, amistades que se han ido forjando y consolidando, y muchos que partieron pero dejaron su sello indeleble.

Comenzaron compitiendo en “senior”, pero el paso del tiempo fue llevando al mismo plantel a incursionar en las demás categorías al punto tal que hoy, varios de aquellos “jóvenes veteranos” militan en la categoría “súper máster”. De aquella camada aún siguen con el grupo jugadores como Oscar Patrón, Mario Juárez, Carlos Viskovich y los hermanos Juan Carlos y Beto Kairuz, mentores de un proyecto que se ganó el respeto y admiración de los rivales.

Entre las distintas categorías, a lo largo de estos cinco lustros conquistaron más de un centenar de títulos locales; participaron en 13 campeonatos provinciales con la obtención de 11 títulos; y también dijeron presentes en 3 torneos nacionales, donde cosecharon 2 títulos y 1 tercer puesto.

 Una despedida a toda orquesta

 A modo de despedida, los hermanos Kairuz convocaron a sus amigos-jugadores en su parrilla de avenida Hipólito Irigoyen y John Kennedy, donde abundaron las anécdotas y volvieron a la mente sucesos inolvidables. No faltó el recuerdo de aquellos que ya no están, como el caso del “Flaco” José Portillo que falleció hace algunos días en Quitilipi.

Matizado con la música de “Perishow”, sin mucho protocolo pero con una emotividad que se percibía en el ambiente, cada uno fue recibiendo un trofeo como parte de la brillante página escrita en este grupo de El Chúcaro, que definitivamente ha sabido forjarse su destino para ganarse un lugar de privilegio en la sociedad.

Desde 1993 a la fecha, El Chúcaro ha sido uno de los genuinos representantes del fútbol de veteranos del centro de la provincia, y su alejamiento deja huérfano de clásico a Rectificaciones Urquiza, con quien ha ido mantenido una sana rivalidad que no volverá a repetirse. ¡Gracias por todo Parrilla El Chúcaro!