EL DAKAR DE PERÚ ESPERA A CARLOS VERZA

Carlos Verza será protagonista por quinta vez consecutiva del Rally Dakar, al ser confirmado por la organización para la 41º edición que se desarrollará de manera íntegra en Perú. El corredor de Sáenz Peña ya está trabajando para ese objetivo con su cuatriciclo Yamaha Raptor 700 cc., nuevamente en modalidad “malles moto”.

Es mucho el sacrificio que Verza debe realizar para poder integrar el selecto grupo de corredores de todo el mundo que compite en la prueba más exigente del planeta, tanto para abonar su inscripción como para presentar una máquina que esté a la altura de las circunstancias.

Recientemente, a través del director Etienne Lavigne y del coordinador de competidores Xavier Gavory, la organización del Dakar confirmó la presencia del piloto de Sáenz Peña en el rally que tendrá lugar en territorio peruano, luego de analizar la actuación que ha venido teniendo y la aceptación de la gente.

“Después de haber estudiado su candidatura y sus motivaciones, tenemos el placer de confirmar su inscripción para el Dakar 100 % Perú 2019”, señala un tramo de la nota enviada desde Francia por los máximos responsables de esta competencia.

 Mientras sostienen que están “muy contentos de poder contar con su presencia para enfrentar este desafío”, añaden que “a lo largo de esta aventura, atravesará paisajes increíbles, pero vivirá ante todo una experiencia inolvidable de reencuentros y convivencia”.

“Todo el equipo del Servicio de Competidores Dakar se encuentra a su disposición para ayudarle a preparar su rally lo mejor posible” agrega la conceptuosa confirmación enviada al piloto centrochaqueño, a la par que le sugiere que ante cualquier consulta “no dude en ponerse en contacto”.

Carlos Verza cerró exitosamente la 40ª edición del Rally Dakar que se corrió a principios de este año y que concluyó en Córdoba, al sellar la 18ª posición en la clasificación general de la prueba que recorrió casi 9.000 kilómetros de caminos por Perú, Bolivia y Argentina.

Ahora el “Yaguareté” se apresta a afrontar el año próximo su quinto Dakar consecutivo en “malles moto”, que significa que es piloto y mecánico a la vez, lo que lo llevó a ganarse la admiración de otros pilotos, del público y de la prensa especializada. En 2015 había concluido 16º, en 2017 fue 14º, y en 2016 debió abandonar por un accidente en la octava etapa.