HUGUITO LÓPEZ, CON LOS OBJETIVOS CLAROS

En este tiempo en que los ejemplos no abundan y donde muchos buscan el camino más corto para llegar al éxito, Hugo Iginio López se empeña en escribir su propia historia en base a un gran esfuerzo propio, de su familia y de un puñado de amigos.

Con 13 años, cursa el séptimo grado en la Escuela Nº 352 “Victoria Eugenia Waks” del barrio Monseñor de Carlo, y además ha decidido incursionar con firmeza en el ciclismo. Es campeón chaqueño y viene cumpliendo una destacada actuación en el Nacional Infanto-Juvenil.

Hasta aquí podría considerarse su producción sumamente productiva y una más de las que se puede observar en la zona, teniendo en cuenta la presencia de buenos referentes de esta disciplina en distintas ciudades del Chaco. Y es así. Pero su actuación cobra aún más valor por la bicicleta que utiliza para la competencia, que es lo que desde su familia le pueden ofrecer.

 Hugo Lopéz (padre) es albañil, y en estos tiempos el trabajo no abunda. De todas maneras se las ingenia para que su hijo pueda correr a la par del resto. “Empezó casi de casualidad, cuando un amigo me dijo si lo podía acompañar a su hijo y le prestó una bicicleta”, recordó con nostalgia.

Ese primer paso fue generando un gran entusiasmo no solo en Huguito sino en todo su entorno, al punto tal que se fue involucrando cada vez más y los resultados empezaron a acompañar. Fue así que se consagró campeón de los torneos locales en su categoría en 2014 y 2016, pero además en 2017 hizo doblete al quedarse con el título chaqueño y del interior.

En pleno desarrollo corporal, debió abandonar el cuadro que le habían prestado para pasar a incursionar en un rodado mayor. Entonces Hugo (padre) apeló al ingenio y vendió una vieja bicicleta para preparar una de media carrera de caño común, con ruedas semi tubos. Es el elemento que utiliza para medirse con otros competidores que pueden contar con una bicicleta más liviana, de aluminio o fibra de carbono.

A pesar de la notable diferencia en el “mano a mano” de la competencia, lejos de quejarse o apelar a las excusas, Hugo Iginio López infla el pecho y encara cada carrera convencido de que dará lo mejor y que el resultado final será una circunstancia. Mal no le fue, al contrario. Es reconocido por quienes ven en él a un rival leal, un deportista formado desde abajo, con carencias, pero con la fe en sí mismo intacta.

 La mente puesta en el Nacional

 El Campeonato Nacional Infanto-Juvenil de Ciclismo tiene a Hugo Iginio López como uno de los protagonistas en la categoría destinada a corredores nacidos en 2005. Lógicamente que la cuestión presupuestaria es un inconveniente para poder ser parte en todas las pruebas del calendario, aunque con esfuerzo pudo estar en tres de ellas.

Su debut fue con el décimo puesto en Nogoyá (Entre Ríos); pero la mejor producción le cupo en Las Breñas el pasado 22 de julio, donde logró sacar una vuelta al resto del pelotón pero concluyó en el segundo puesto con una bicicleta que le cedió gentilmente otra gran exponente de la región como Verónica Mendoza.

Luego incursionó en Catamarca, donde terminó en la cuarta colocación. Quedan dos carreras para poner fin a la temporada del Campeonato Nacional, y hacia allí apuntan los cañones. Primero el 22 y 23 de septiembre en Chilecito (La Rioja), y luego el cierre en San Juan con la séptima fecha. Su anhelo es participar en ambas, pero la realidad hoy choca con ese sueño.