HÉCTOR WASINGER SE DESPIDIÓ DEL ARBITRAJE

A lo largo de casi tres décadas Héctor Hugo Wasinger se desempeñó como árbitro de básquet. Una pasión que heredó de su padre y que supo cumplirla con disciplina y responsabilidad hasta el 14 de febrero de 2019, fecha en la que puso fin a esa sacrificada profesión. El saenzpeñense valoró el acompañamiento de la familia y consideró que el arbitraje argentino está en un buen momento.

La familia lo ha acompañado durante su desempeño en el arbitraje profesional.

Se inició a los 15 años y desde 1997 fue árbitro nacional. En ese lapso recorrió el país dirigiendo distintas categorías y campeonatos argentinos de selecciones. Si bien su alejamiento de la actividad es un hecho, continuará ligado como instructor teniendo en cuenta que es Director de la Región NEA de la Escuela Argentina Árbitros e Integrante de la Comisión Técnica de la Federación Chaqueña.

“Son muchas sensaciones juntas. Estoy en esto hace 28 años, porque comencé a los 15, y hace 21 años que soy juez nacional” relató Wasinger al empezar a desmenuzar su trayectoria. Mientras sostuvo que “hay mucho de mi vida personal puesta en el arbitraje”, observó que “llegó un momento en el que tuve que tomar esta decisión, y donde la razón tiene que prevalecer al corazón”.

Wasinger seguirá su actividad en el establecimiento educativo que conduce.

Añadió en tal sentido que “hago la opción, cerrando lo que fue una gran etapa para mí, muy feliz, porque he logrado todo lo que un árbitro se puede llegar a proponer en el arbitraje”; y admitió que la actividad privada que desde hace un tiempo desarrolla en un establecimiento educativo que conduce, ha sido clave para llegar a tal determinación.

Explicó que siempre priorizó su trabajo particular al básquetbol “por una cuestión lógica de estabilidad económica”, y que “hoy los proyectos que estoy desarrollando a nivel personal me demanda tiempo que, con los viajes de la liga nacional, me complica”.

 La decisión de “pelearla” desde Sáenz Peña

Foto histórica con una camada que marcó una época: Wasinger, Alfredo Núñez (izquierda) y Alberto Carvallo (derecha).

En un tramo del extenso diálogo, Wasinger reconoció que “en algún momento me decían que tenía que irme de Sáenz Peña para poder trascender en el arbitraje porque la competencia no estaba en nuestra zona. Y siendo muy joven decidí quedarme, y dije que si llegaba tenía que ser desde acá, y por suerte llegó”.

“Pude estar en lo más alto de las competencias nacionales, haber hecho todo el camino sin saltearme ninguna etapa, y eso también me da la tranquilidad como para poder tomar hoy esta decisión, que no la tomé de un día para otro y que la vengo preparando hace mucho”, reseñó.

Sobre su futuro indicó que “siempre fui buscando las alternativas para reemplazar esto que ocupaba mucho tiempo en mi vida y hoy encuentro en la instrucción la posibilidad de trabajar con chicos que se inician. Encuentro algo que me gusta, que se está convirtiendo también en una pasión, y lo lindo que es poder decirle a los chicos: Según mi experiencia, el camino viene por acá, o lo que lo que puedo recomendarles es hacer esto”.

Al respecto se mostró optimista porque “estamos teniendo resultados positivos, con mucho crecimiento en los chicos. Es como que uno proyecta su continuidad en ellos, cuestión que me hace muy feliz y me deja muy tranquilo”.

 El nivel del arbitraje argentino

Sebastián Quiroga (izquierda) y Juan González (derecha), aún vigentes en el arbitraje.

Consultado sobre el nivel del arbitraje argentino, Héctor Hugo Wasinger fue contundente al señalar que “el arbitraje fue de la mano con la calidad del básquet de nuestro país”, para precisar que “el ejemplo está en que el “Colorado” (Pablo) Estévez, que es contemporáneo a la Generación Dorada, dirigió final de Campeonato Olímpico, final de Campeonato Mundial y todavía está en la Liga Nacional con un montón para dar”.

También mencionó a otros jueces que están en gran nivel profesional, destacando “a Alejandro “Flaco” Chiti, Fabricio Vito, y los que ya vienen haciendo un camino importante como Leandro Lezcano y Leonardo Zalazar, que son los que hoy están en el primer nivel. Material humano sobra, porque además el árbitro argentino se acomoda y se adapta a cualquier situación”, refirió.

El ya ex juez nacional admitió que la actividad “me dejó una gran cantidad de amistades en todo el país, y por suerte de todos recibí mensajes una vez que se enteraron de mi retiro. Es una etapa cerrada, afortunadamente con muchas satisfacciones”.

 La “disciplina”, factor clave

A modo de mensaje para la nueva camada de árbitros, a pesar de sus 44 años cargados de experiencia, Héctor Hugo Wasinger aseveró que “sobre todo es clave la disciplina, porque el arbitraje necesita de mucha disciplina. Uno no sabe cuándo le va a llegar la oportunidad y tiene que estar preparado siempre, entrenado continuamente porque hoy se ha profesionalizado demasiado”.

“Además se deben tener los objetivos claros y buscar las actividades que nos lleven a concretarlos” dijo, al tiempo que observó que “siempre tienen que tener estudio y un trabajo para poder desarrollar la actividad con más tranquilidad, teniendo en cuenta que las cuestiones de la vida, que te hacen estar mal o bien emocionalmente, van fluctuando mucho”.

 El rol de su padre y de la familia

Su padre, Hugo Wasinger, guió sus primeros pasos en el arbitraje.

“Tengo que agradecer este camino a mi padre, que fue mi primer profesor, mi primer espejo, porque me fue marcando el camino para llegar a un arbitraje nacional” expuso emocionado Héctor Wasinger sobre los primeros pasos dados de la mano de su padre Hugo.

Sobre su formación explicó que “todo lo que él me enseñó, más lo que fui adquiriendo como experiencia en la vida, hoy lo puedo trasladar a los chicos desde la base. Decirles por ejemplo que del ‘me quiero colgar un silbato, al entrar a una cancha, se vive esto’. Poder trasladar esa experiencia hace que los chicos tengan buenos resultados, que está a la vista”.

A la par agradeció “el acompañamiento incondicional de la familia durante todo este tiempo, porque la actividad profesional es muy demandante y necesita del acompañamiento”, y se despidió considerando que “ha habido un crecimiento importante en los árbitros, y se pudo incorporar cosas nuevas como el tercer árbitro y el arbitraje femenino en la Federación. Son satisfacciones que, cuando uno dice que se ha terminado una etapa, ve que se dejó una huella en estos 28 años”.

FUENTE: Diario Norte (Agencia Sáenz Peña)