NUEVAS FALLAS Y SUSPENSIÓN DEL AUTOMOVILISMO

La primera fecha del Campeonato Chaqueño de Automovilismo Unificado debió ser suspendida en la jornada del sábado, cuando el piloto charatense Juan Carlos Iglesias sufrió graves quemaduras en su cuerpo mientras conducía su Fiat 128 y no pudo salir del habitáculo por sus propios medios, en momentos en que se generó un incendio. Hubo fallas organizativas y falta de coordinación para actuar ante una emergencia.

  El autódromo Santiago “Yaco” Guarnieri de Resistencia vuelve a ser noticia por un hecho desagradable, lamentablemente. Ocurrió con el trágico fallecimiento del banderillero Gustavo Núñez cuando fue embestido por el piloto Fabián Berstchi en junio de 2017; luego en el cierre de la temporada 2018 con un altercado en zona de boxes que empañó la fiesta; y ahora en el inicio del calendario 2019.

Estado en el que quedó el Fiat 128 de Juan Carlos Iglesias.

Cuando todo hacía presagiar un buen inicio del campeonato que tendrá en juego los premios “50º Aniversario de la Federación Chaqueña de Automovilismo Deportivo”, surgen una vez más interrogantes y queda en evidencia un alto grado de negligencia organizativa. El piloto Iglesias tiene casi el 50 por ciento de su cuerpo con quemaduras, y será aislado para evitar infecciones.

Un comienzo poco feliz

  La jornada deportiva recién estaba comenzando en el autódromo de Resistencia. Juan Carlos Iglesias empezó a girar con su Fiat 128 en la tanda de entrenamiento destinada a la Clase 2. De repente se observó una intensa humareda y el auto se detuvo, sin que el piloto pudiera desprenderse el cinturón de seguridad y el fuego comenzó a expandirse en el interior.

Entre Juan Carlos Polini (h) y Manuel Iglesias (hermano), pudieron sacar al piloto del Fiat 128.

Otro corredor que pasaba por allí, Juan Carlos Polini (hijo) paró para asistirlo, pateó la puerta pero no podía sacarlo. Mientras tanto los bomberos llegaron al lugar pero no actuaban a la espera de que esté presente la ambulancia. Al mismo tiempo, el hermano del piloto siniestrado, Manuel Iglesias, corrió un largo trecho para socorrerlo.

Vehículo de apoyo que fue utilizado como «ambulancia» por la APAC.

Fueron ellos los encargados de sacarlo del habitáculo que se prendió fuego por una falla en el interior. La ambulancia nunca llegó, simplemente porque no había. Sólo estaba un vehículo utilitario “de apoyo” que funcionaba como tal, pero sin los elementos necesarios para asistir a una persona. Para colmo de males, alguien comentó que no arrancaba y debió ser empujado. Una total irresponsabilidad.

  El debate por seguir, y la suspensión

  Una vez que pudieron rescatar al piloto siniestrado, un tanto desvanecido por la inhalación del humo y con visibles muestras de dolor por las quemaduras, fue llevado hasta el Sanatorio Güemes donde se le practicaron las primeras curaciones. Allí permaneció entubado y sedado, boca abajo por las quemaduras que afectaron buena parte de su espalda.

Juan Carlos Iglesias es asistido luego de ser sacado del vehículo incendiado.

  Las estimaciones médicas refieren a casi el 50 por ciento de quemaduras en el cuerpo de Juan Carlos Iglesias, y se evaluaba trasladarlo hasta el Hospital Perrando para que permanezca aislado y evitar riesgo de infección que pueda complicar su cuadro de salud.

A la par se inició un debate entre los pilotos, directivos de APAC (encargados de la organización) y autoridades de la Federación Chaqueña de Automovilismo. Si bien algunos pretendían que “la función siga”, la mayoría de los corredores decidieron no continuar y se resolvió suspender la fecha, incluso con el aval del presidente del Instituto Chaqueño del Deporte, Jorge González.

  ¿Lo organizará APICH?

  Aunque lo más urgente es aguardar la recuperación de Juan Carlos Iglesias y corregir indefectiblemente los gruesos errores observados, trascendió que la primera fecha se terminaría de correr en el “Yaco” Guarnieri pero ya no con la organización de APAC, sino de la APICH.

  Una fuente consultada sostuvo que “fue una locura lo que ocurrió, no se puede economizar en seguridad porque esto es un deporte de alto riesgo”. Se desconoce si podrá correrse el próximo fin de semana, pero se supo que el 20 y 21 de abril no es posible realizarlo, y para el 28 de este mes está prevista la segunda fecha en el circuito de Sáenz Peña.

FOTOS: Gentileza Esteban Zamora (Diario NORTE – Corrientes)