ARIEL ALVAREZ, GUERRERO DE MIL BATALLAS

No en vano fue reconocido como el mejor de la temporada 2018 y es el emblema de su equipo. Ariel Álvarez es sinónimo de entrega y sacrificio, admirado por propios y extraños. El martes, en el tercer juego frente a AMAD, sufrió una grave lesión que a cualquiera lo dejaría en reposo y alejado transitoriamente de las canchas. Pero eso no pasa por su mente: el «gran capitán» dirá presente este jueves nuevamente en Goya.

El alero saenzpeñense sufrió una dura lesión mientras se disputaba el segundo cuarto del cotejo que AMAD le ganó el martes a Acción por 93 a 52. En una jugada fortuita, Dragan Capitanich impactó con su frente en la mandíbula de su compañero, provocándole una lesión que lo tuvo varios minutos fuera del partido.

Los facultativos estimaban que pudo haber tenido una fractura en el maxilar, pero a pesar del dolor volvió y terminó jugando. Consumada la derrota, a la madrugada del miércoles regresó a Sáenz Peña y fue sometido a varios estudios que determinaron que Álvarez sufrió el desprendimiento de raíz de dos piezas dentarias y una hemorragia en la encía.

Si bien la recomendación profesional fue reposo, ante una posible cirugía reparadora, el jugador decidió que literalmente «le peguen los dientes» con los otros ubicados en los laterales, y el jueves regresará a Goya para afrontar el vital compromiso e intentar trasladar la definición a un quinto juego en Sáenz Peña. Un auténtico guerrero de mil batallas…