EL NOBLE GESTO DE LA “TIGRESA” ACUÑA CON ROCÍO

Rocío Morales es una nena de 11 años que ha vivido momentos convulsionados en los últimos tiempos. Su nombre se instaló en la comunidad de Sáenz Peña cuando desapareció al salir de su escuela, generando gran preocupación en la sociedad. Es una de las historias que logra trascender, pero cuántas otras quizás quedan encerradas entre cuatro paredes, o con un final inesperado.

  La pequeña Rocío se había iniciado en la práctica del boxeo hace un par de años en el club Aprendices Chaqueños, con Víctor Escobar como entrenador. Con solo tres semanas de entrenamiento, ya había dado muestras de su gran potencial, cuestión que entusiasmó a su formador.

Rocío entrenando en el club Aprendices, con su técnico Víctor Escobar en 2016

  En ese momento, con 9 años, expresaba con una amplia sonrisa en el rostro que su ídola era la “Tigresa” Acuña. Pero empezó a asistir a los entrenamientos con intermitencia, hasta que no concurrió más. Dulce, tierna, bondadosa, son algunos de los calificativos que reflejan la personalidad de Rocío. Y por eso aquel mediodía del jueves 6 de junio, su desaparición provocó consternación.

  Era las 11,30 cuando salió de la Escuela 352 del barrio Monseñor de Carlo, cuando se la vio por última vez en la esquina de la Plazoleta de la Madre. De ahí en más fue todo incógnita, hasta que fue encontrada ese mismo día, por la noche, en un domicilio del barrio Reserva Este. Las causas del alejamiento de su entorno están siendo investigadas, pero se supo que en el seno familiar sucedían “cosas extrañas”.

  Una presencia que puede ser clave

Una pose clásica del boxeo, entre la «Tigresa» y Rocío

  A partir de la aparición de Rocío Morales, una tía se responsabilizó ante la Unidad de Protección Integral (UPI) de cuidar a ella y su hermana, hasta tanto se pueda establecer cómo restablecer las relaciones en su entorno familiar más directo.

  Allí estaba la pequeña boxeadora cuando narraba su sueño de retomar la práctica de esta disciplina cuando, de golpe, apareció Marcela “Tigresa” Acuña, su ídola. De inmediato su rostro se iluminó, se transformó, y se fundió en un abrazo interminable con la campeona mundial, como si se conocieran de toda la vida.

Marcela Acuña observa el video del entrenamiento de Rocío.

  “Estuve viendo tu pelea con la mexicana, me dormía pero quería verte”, le dijo emocionada Rocío a “La Tigresa” en relación con el reciente combate mundialista frente a Jackie Nava. La formoseña le dio su palabra de aliento sincero, observó un video de su entrenamiento, y la instó a seguir ante la adversidad.

  Acuña había llegado a Sáenz Peña para hacer una exhibición promovida por la Fundación Ri.Sa., y no dudó a la hora de visitar a la niña. Un gesto, un abrazo, un beso, una sonrisa que pueden cambiar el destino y la vida de una pequeña gran campeona.

VER VIDEO: «Visita de la Tigresa Acuña a Rocío»