“LOS PANTERAS”, JUNTOS PARA TRANSMITIR EXPERIENCIA

Desde fines del año pasado se ha puesto en marcha el Centro de Entrenamiento de Arqueros de Fútbol “Los Panteras”, que juntó a dos legendarios guardametas de Sáenz Peña para transmitir sus conocimientos y experiencias a los más pequeños.

  Se trata de Félix Giménez y Edgardo Giménez, padre e hijo, quienes están identificados con los colores de Aprendices Chaqueños pero ambos ahora vienen cumpliendo esa función en equipos de la Asociación de Fútbol de Veteranos. Los “Panteras” Giménez se han unido ahora para formar a pequeños en un puesto difícil, que requiere de habilidad e inteligencia.

Félix y Edgardo Giménez se han unido para transmitir sus conocimientos a los pequeños.

  El Centro de Entrenamiento comenzó a funcionar en noviembre del año pasado, y desde esta temporada han acrecentado las tareas en el predio que los veteranos poseen en el barrio Santa Mónica. Allí se congregan los martes y jueves, desde las 18, pequeños que reciben los conocimientos de los legendarios cuidapalos de la “termal”.

  Además de la enseñanza que ambos le imparten a niños, niñas y adolescentes, también cuentan con un profesor de Educación Física que realiza las tareas complementarias. Según explicaron, las clases están destinadas no solo a pequeños sino a personas de distintas edades, de ambos sexos, y son totalmente gratuitas.

  Un nuevo desafío

Los entrenamientos se realizan martes y jueves en el predio de los veteranos.

 Félix Giménez ha sido baluarte del arco de Aprendices Chaqueños durante buena parte de la década del 70 y 80; y su hijo Edgardo también se inició en el “rojinegro” del ex Parque San Martín y luego pasó por otros clubes como Sportivo, Juventud y ahora Libertad. Los dos son conocidos con el mote de “Pantera”, y de allí la denominación de la escuela.

  “Es un nuevo desafío y lo asumimos con mucha responsabilidad y con mucha pasión” expresó el mayor de los Giménez sobre esta iniciativa, para invitar a los clubes a que puedan enviar a sus arqueros a recibir sus conocimientos. A la par su hijo valoró la posibilidad de poder trabajar juntos y trasladar sus vivencias a los pequeños.