OTRO AÑO DE QUITILIPI SIN CLUBES EN EL FEDERAL

Partido que en 2018 disputó Atlético Central en Bermejo con Central Norte. Después de ese año, Quitilipi quedó sin representantes.

  Mientras los clubes de toda la provincia trabajan intensamente con sus planteles para el Torneo Regional Federal Amateur, en Quitilipi los clubes llevan un año y medio de letargo, están sin competencia, juveniles con talento que esperaban una oportunidad la verán pasar de largo por segunda vez…

 Boca Juniors y Atlético Libertad, no participarán en esta edición del Torneo Regional Federal Amateur 2020 por problemas presupuestarios que vienen de arrastre. Atlético Central y Libertad fueron los últimos clubes en competir en el recordado “Federal C” en 2018.

  Mirando un poco más adelante, penosamente en julio de este 2020 se cumplirán dos años que los clubes de esta liga están ausentes de participar en el torneo provincial. ¿No es una pena lo que está pasando?

Atlético Central compitió en 2018 en el entonces Torneo Federal C.

  Es de público conocimiento la realidad y las condiciones económicas que sufren los clubes para sostenerse, en la liga terminaron cumpliendo a duras penas con el torneo local.

 Por todo esto, los dirigentes de los clubes quitilipenses habrán consultado ¿cómo hacen los pueblos más pequeños, con menor poder económico para participar en el Torneo Regional Amateur? La economía afecta a todos por igual, sin embargo compiten internamente, participan en torneos importantes y Quitilipi no lo puede hacer.

  Pese a que cada dirigente, entrenador y director técnico sabe la calidad de jugadores que tienen los clubes de esta liga, en cambio ese gran capital se está desaprovechando.  

Atlético Libertad fue el otro representante que tuvo Quitilipi por última vez en 2018.

 Por el bien del fútbol que todos dicen amar… ¿No será el momento de tomar como ejemplo el refrán “todos para uno, uno para todos”? Tal vez “trabajando juntos” se pueda cambiar esta triste y penosa realidad que tiene el fútbol de Quitilipi.

¿Y ahora qué hacemos?

  Para que se haya llegado a esta dolorosa realidad, hay responsabilidades compartidas. El contexto es difícil, es verdad, pero si nos quedamos de brazos cruzados esperando que nos caiga presupuesto del cielo, nos vamos a cansar. Si creemos que por arte de magia los clubes van a recuperar lo que se perdió, estamos equivocados.

  La apatía parece haberse apoderado de una comunidad que observa cómo sus instituciones desfallecen y nadie hace nada. El camino debe ser el compromiso y el convencimiento de saberse capaz de enarbolar la bandera del orgullo quitilipense para posicionarlo entre las comunidades que quieren resurgir con el empuje de su gente.

 Hagamos que este sueño sea posible, y no sigamos siendo cómplices del retroceso de nuestro pueblo.

FUENTE: www.quitilipi.com.ar