A SU REGRESO, VERZA RELATÓ SU NUEVA EXPERIENCIA

Desde la sensación de vivir en constante peligro en una zona de conflicto bélico, hasta la persecución que sufrió por una manada de camellos fueron parte del relato que ofreció Carlos Verza tras vivir una nueva experiencia del Rally Dakar, esta vez en Arabia Saudita. El “Yaguareté” fue recibido en el municipio y habló con la prensa.

  Ante la ausencia del intendente Bruno Cipolini, fueron el Secretario de Gobierno Diego Landriscina y el Secretario de Deportes Germán Rearte quienes le transmitieron el beneplácito al corredor de Sáenz Peña que viene de cumplir su sexto Dakar consecutivo, el primero fuera de Sudamérica.

  “Desde la Municipalidad lo felicitamos, y como vecino nos enorgullece mucho tener un representante como él en el Dakar”, expuso Landriscina tras haber escuchado parte del relato en el despacho del Ejecutivo, para sostener que “tuvo muy buenos resultados y vamos a apoyarlo en todo lo que podamos desde el Municipio».

 Por su parte el “Yaguareté” se mostró agradecido por el recibimiento de los funcionarios, y sostuvo que “esto te hace sentir más acompañado”. De inmediato explicó que “este Dakar fue para mí muy difícil, por el trazado, por la dureza del desierto, fue difícil asumir la responsabilidad de representar a una ciudad, una provincia, un país y un continente”.

Diego Landriscina, secretario de Gobierno, y Germán Rearte, de Deportes, recibieron a Verza.

  “Fuimos a un lugar donde tienen una costumbre absolutamente diferente y no conocía nada. Desde ahí fue un Dakar difícil, muy exigente, con trazados muy largos” indicó, para añadir que “hubo que tener la mente muy equilibrada y evitar entrar en pánico, porque estábamos solos en medio del desierto. Los caminos al principio se presentaron complicados por las piedras, pero fue muy cambiante constantemente”.

  Sobre su adaptación al cuatriciclo Can-Am 4 x 4 que estrenó en esta edición señaló que “prácticamente lo fui poniendo a punto con el transcurrir del Dakar, porque había algunas cosas por mejorar”, y admitió que “lo extrañé al Yamaha (de competencias anteriores) por la conducción agresiva que tiene en las etapas de piedra, y a este había que cuidarlo más”.

  Mientras aseguró que en la prueba “no había lugar para distenderse, porque había que estar muy atento”, se hizo un tiempo para hacer mención al fallecimiento del piloto portugués Paulo Gonçalves, observando que “sabemos que puede pasar y estamos preparados”.

  “Cuando vamos al Dakar, sabemos que es la competencia más larga y más dura del mundo. La muerte de Gonçalves fue un accidente, quizás por exceso de confianza y una suspensión muy dura. Tenemos que estar preparados para superar una situación como esa”, refirió.

  Como balance final expresó: “Pude haber estado muy cerca de la punta este año, pero tuve muchos inconvenientes. Igual fue positivo porque hay pilotos oficiales, muy preparados, equipos muy profesionales y nadie da tregua. Cualquier error, otro lo aprovecha y te saca ventajas. Siento que este Dakar perdí tiempo, pero era perder ese tiempo o abandonar. Opté por perder tiempo y seguir”.

  En zona de conflicto

  Una de las particularidades que mostró este Dakar fue que se corrió en zona de conflicto bélico, que era claramente perceptible por los corredores. “Por diferentes enlaces me ha tocado pasar por convoy del ejército, en pleno movimiento bélico, camiones con ametralladoras, tanques de guerra”, recordó.

  Sobre el particular amplió que “al principio me impactó mucho y después lo empezamos a ver como algo común. Se vio muchos campamentos militares y constantemente se percibía un clima enrarecido. Te das cuenta que estás en un lugar donde la guerra es enserio, no es chiste”, dijo.

  Disparando de los camellos  Una de las situaciones extrañas que le tocó vivir a Carlos Verza no se produce en cualquier lugar. “En una de las etapas vi una manada de camellos y me acerqué para que la cámara del Dakar, que llevaba en el cuatri, pueda captarlos. Se ve que se enojaron y empezaron a correrme, así que tuve que escapar de ellos lo más rápido que pude”, relató con una sonrisa.