CARLOS VERZA PROBÓ EL HISTÓRICO TORINO

Aprovechando las múltiples invitaciones que recibe, Carlos Verza tuvo la posibilidad de subirse al Torino que participó en los festejos por los 50 años de la Gesta de Nürburgring el año pasado. El encuentro se produjo en Quitilipi, en el marco de la presentación de la malograda fecha inaugural del Campeonato Provincial de Karting en Tierra.

El piloto del Dakar iba a ser homenajeado en el arranque de la temporada en el kartódromo local, pero ese acto debió ser diferido por los últimos acontecimientos mundiales. Conocedor de mecánica y de vehículos que marcaron una época, Verza pudo darse el gusto de sentarse en la butaca del emblemático Torino.

Un auto de similares características, en 1969, quedó marcado a fuego en el automovilismo cuando pilotos de la talla de Oreste Berta y Juan Manuel Fangio participaron en las 84 horas de Nürburgring, en Alemania, junto con encumbrados rivales y marcas internacionales.

  El contacto se produjo en el marco de la presentación de la jornada que iba a marcar la inauguración del calendario de competencias del karting provincial en el Club Social de Quitilipi. La invitación realizada por el propietario del Torino, Ángel “Lili” Borelli, fue aceptada de inmediato y Verza pudo observar las bondades del vehículo.

Verza acompañado por «Lili» Borelli, propietario del Torino.

Ese mismo Torino viajó el año pasado desde Quitilipi hasta Alta Gracia, en la provincia de Córdoba, para ser parte de los festejos por las Bodas de Oro de la histórica competencia que se cumplió en tierras germanas, donde los argentinos mandaron por más de 50 horas.

  El vehículo, un coupé ZX color blanco, es modelo 1981 y tiene motor original, dirección hidráulica y aire acondicionado. Lo adquirió en La Plata hace algunos años y cuenta con menos de 70 mil kilómetros de recorrido. Ante la sorpresa de Verza, Borelli le mostró orgulloso cada parte del auto.

  El piloto saenzpeñense que viene de cumplir con éxito un nuevo Rally Dakar en Arabia Saudita, tuvo la posibilidad de probar la potencia del motor y observar detalles originales del automóvil, quedando maravillado por sus condiciones luego de haber sido fabricado hace ya 39 años.