LA VIDA DE GABRIEL GRAF, EN EL FOCO DEL CORONAVIRUS

Fue director técnico de la Uncaus durante varias temporadas. Desde mediados del año pasado decidió capacitarse en Italia, y hoy reside en el norte de ese país. Gabriel Graf lleva más de dos semanas recluido en su departamento en Fidenze, en cuya región el coronavirus ya se cobró cientos de víctimas.

Totalmente aislado, sin tener contacto personal absolutamente con nadie, Graf admitió que la situación es una “catástrofe” y recomendó tomar las medidas preventivas para evitar en Argentina la propagación del COVID-19.

 El entrenador de origen cordobés, con esposa e hijo chaqueños, se encuentra residiendo desde el año pasado en la ciudad de Fidenza, provincia de Parma, que comprende la Región Emilia-Romaña. Esa zona, ubicada al norte de la península, es una de las más afectadas por el coronavirus.

  “No se tomaron las medidas necesarias o no le dieron la importancia que merecía, y empezaron a aparecer de 10 a 20 casos sospechosos. Después empezaron a multiplicarse y se pasó a 200 de un momento al otro”, reseñó Graf en diálogo con Radio Mocoví de Charata.

  En relación con la situación general que vive ese país reconoció que “el caso de Italia es gravísimo, una catástrofe, los hospitales están llenos, colapsados”, aunque de todas manera consideró necesario “no tener miedo, solo respetar lo que están pidiendo las autoridades”.

 Graf apeló a esa experiencia para transmitir calma a la población de nuestro país, y recordó que “la situación arrancó entre el 1 y 10 de febrero con algunos casos aislados, hasta que de 20 casos se pasó a 200 de un momento a otro».

Amplió que «la cuarentena inicia por el 20 de febrero, con la clausura de las escuelas, algunos eventos deportivos, sociales y culturales. Los chicos todavía podían ir a los clubes a hacer las actividades deportivas, los eventos sociales de gran masa no eran habilitados pero la gente seguía transitando”.

  “De ahí al 1 de marzo se produjo la explosión del virus, no podíamos transitar cómodos en la calle ni cambiarnos de ciudad, se suspendieron todos los eventos, y empezó a aumentar de a 2.000 y 3.000 infectados por día”, rememoró.

 Su esposa e hijos, de nuevo en el Chaco

 A mediados del año pasado, Gabriel Graf viajó a Italia para iniciar una capacitación. Antes, desde 2015, tomó la conducción técnica del primer equipo de básquet de la Universidad Nacional del Chaco Austral, en reemplazo de Diego Lifschitz, quien recaló en la CABB.

  Hasta 2016 fue director técnico del elenco saenzpeñense en el Torneo Nacional de Ascenso, y luego afrontó los campeonatos provinciales, hasta que en 2019 cambió de rumbo y partió hacia el viejo continente, quedando como director técnico del plantel de primera Tomás Ramírez.

  Son nueve meses que está en Fidenza, una ciudad de unos 30.000 habitantes de la provincia de Parma. Estuvo acompañado por su esposa y su pequeño hijo, quienes a fines de febrero retornaron al Chaco y cumplieron con la respectiva cuarentena.

 A cumplir las recomendaciones

 A pesar de la gravedad de la cuestión sanitaria, el entrenador dejó como mensaje que “si bien el coronavirus llegó a Argentina y se va a propagar, las personas no tienen que tener miedo, solo respetar las normas que se están pidiendo, que es la higiene y quedarse en casa”.

Recordó asimismo que “en relación con Italia, Argentina lamentablemente no tiene ni el recurso civil, sanitario ni económico para enfrentar semejante pandemia”, y por ello observó que “de esto no se sale solo, se sale con otros. Si no tenemos una unión social, va a ser muy difícil salir”, concluyó.