ROBERTO SCHONING, LEJOS DEL RING Y CON EL TÍTULO PENDIENTE

Después de casi dos décadas de haber realizado su última pelea, Roberto Schoning permanece alejado de los cuadriláteros aún como posible entrenador. Conducido en buena parte de su carrera por el mendocino Raúl Izaguirre, hoy reside en Buenos Aires y se dedica a la albañilería.

Fue considerado uno de los mejores boxeadores de su época pero nunca pudo conquistar un título en el profesionalismo. Contemporáneo de Carlos Gabriel Salazar y otros grandes púgiles de las décadas del 80 y 90, dejó «pasar el tren».

  Sáenz Peña ha sido una de las grandes plazas boxísticas del país, y por eso no extraña que personas que hoy peinan canas recuerden con nostalgia los enormes boxeadores que dio la zona y los imponentes festivales que se realizaban en los clubes Acción, Sportivo y en el local de ex Comero.

Fue uno de los boxeadores con mayor futuro, pero los sueños se fueron frustrando.

  Uno de ellos ha sido Roberto Schoning, nacido en General Pinedo el 17 de septiembre de 1965 pero radicado durante mucho tiempo en la “Termal”. Sus condiciones naturales lo perfilaban como uno de los valores que estaban predestinados a tener un camino brillante.

  Sin embargo la falta de conducta, el poco apego a los entrenamientos y algunas compañías poco felices, fueron determinantes para que, al mirar hoy hacia atrás, su palmarés no refleje lo que realmente debería mostrar. Admirado por rivales e idolatrado por mucha gente, generó más de un dolor de cabeza a promotores y entrenadores.

  Más de medio centenar de combates

  En el campo profesional realizó 56 combates, de los cuales ganó 38 (5 KOT), perdió 17, y empató 1. Desde su debut, el 15 de noviembre de 1985 frente a Antonio Moreno en la correntina ciudad de Mercedes, hilvanó doce victorias consecutivas.

  Tuvo dos chances por el título argentino, la primera de ellas frente al cordobés Sergio Rafael Liendo el 20 de diciembre de 1991, en la que cayó por puntos en Sáenz Peña; y la segunda ante el santafesino Claudio Víctor Martinet, el 12 de julio de 1997 en Capital Federal, que perdió por nocaut en el quinto asalto.

Schoning con sus hijos Raúl (ex boxeador amateur) y Roberto.

 En medio de ambas, el 22 de mayo de 1993, tuvo una opción por el título sudamericano también ante Sergio Liendo, y volvió a caer pero esta vez por descalificación en el estadio de la Federación Argentina de Box. Su despedida del ring fue a los 35 años en Machagai, con triunfo frente al correntino Ramón Chamorro el 9 de marzo de 2001.

  Sus días en Buenos Aires

  Poco tiempo después emigró a Buenos Aires, en la zona de Quilmes, donde permanece hasta la actualidad. En algún momento trascendió una información que había fallecido, pero sus propios familiares desmintieron la especie y ratificaron que permanecía en aquella provincia.

  Allí trabaja en albañilería y pronto regresará a Sáenz Peña para visitar a amigos y conocidos de otros tiempos, según expresó. Uno de sus hijos, Raúl Schoning, llegó a incursionar en el boxeo, con buen estilo y conducta, pero no siguió la carrera.

Schoning-Salazar, juntos y enfrentados

Cuando tenían 16 años, Roberto Schoning y Carlos Gabriel Salazar integraron el equipo de Chaco que participó en el Campeonato Argentino de Novicios, que se disputó en Mendoza. Otros conocidos de aquella época, como Oscar “Cheto” Bermúdez y el bermejeño Alcides “Guerrero” Puebla, también integraron la delegación.

Con Carlos Salazar fueron campeones argentinos de «Novicios», acompañados por el doctor Sosa y «Cacho» Salazar.

  La buena performance de ambos les permitió consagrarse campeones argentinos el 18 de octubre de 1981: Schoning en categoría “mosca”, y Salazar en “minimosca”. El contingente lo comandaba el médico Raúl Alberto Sosa, acompañado por el campeón Latinoamericano “Cacho” Salazar.

  Diez años después de aquel título, se produjo el promocionado enfrentamiento de dos de los púgiles más queridos y prometedores de ese momento. Fue el 19 de octubre de 1991, con victoria por puntos de Carlos Salazar al cabo de diez round, con el mendocino Izaguirre y Justo Cardozo en cada rincón.