APRENDICES Y SUS LOGROS, DE LA MANO DE ALBARRACÍN

Habiendo participado en distintas etapas del club, le ha dado a Aprendices Chaqueños dos torneos Federativo y un certamen de Liga. Cristian Albarracín fue el encargado de conducir al “rojinegro” a la cima en los últimos quince años de vida institucional y deportiva, con los campeonatos provinciales de 2004 y 2013, y el Apertura 2007.

  Su inicio en la actividad fue prácticamente accidental y a edad temprana, porque se había lesionado los ligamentos de la rodilla y se vio obligado a abandonar la práctica activa del fútbol. De ahí en más fue tentado por los propios jugadores y de inmediato se puso manos a la obra con su padre Carlos como dupla, acompañado por René Ponce, Juan Fernández y “Cato” Cáceres.

  La primera experiencia era sumamente fructífera, aunque una protesta en el tramo final provocó secuelas en el rendimiento del equipo. Sin embargo, lograron clasificar al Torneo Federativo 2004 luego de vencer a Unión y San Lorenzo en un certamen clasificatorio. Era el primer logro de una seguidilla que quedarían marcadas a fuego en la historia “rojinegra”.

  “De ahí en más Dios nos preparó todo, lo que en el futbol se llama revancha”, recuerda Albarracín luego de haber transcurrido 15 años de aquella conquista frente a Municipales de Resistencia, en lo que fue la primera edición del certamen que hasta hoy permanece vigente bajo la órbita de la Federación Chaqueña de Fútbol.

  ¿Qué recordás de aquel Torneo Federativo 2004?

  Recuerdo la semifinal con Español de Villa Ángela. Allá lo perdimos 2 a 1 y aquí nos tocó jugar un domingo de lluvia en un campo totalmente anegado, pudimos revertir en el final (3 a 2) y ganamos por penales. Ahí Edgardo Giménez (el arquero) fue la figura y logramos meternos en esa tan ansiada final contra un equipo de la Liga Chaqueña. Llegábamos de punto y en una serie muy ajustada nos quedamos con el título en otra definición por penales.

  En 2007 se obtuvo el Torneo Apertura con Aprendices ¿Cómo analizás ese torneo?

  Volví en febrero del 2007 de la mano del presidente Alberto Hoyos. Armé un cuerpo técnico con mi papá y los recordados Juan Fernández, Maxi Díaz y el siempre colaborador “Cato” Cáceres. Además volvieron varios referentes con el mismo objetivo: darle un título de liga al club. Empezamos muy bien, logramos clasificar en la fase regular a las semifinales. Por ese entonces solo dos clasificaban de cada grupo.

  Nos tocó Banfield de Bermejo, con quien empatamos 0 a 0 de visitante y ganamos la revancha en Sportivo 5 a 0, logrando el pase a la final. Ahí definimos con Cultural de Castelli, que tenía jugadores de la talla de Bocha Caro, Hugo Altamiranda, Walter Riani, Daniel Saravia, el “Indio” López, Andreatta, “Juanchi” Robledo, Mauro Pared, Mauro Villar, el “Chula” López, Walter Castro, dirigidos por Oscar Rojas y Ricardo Lazdín.

  Nosotros logramos traer para la final a Miguel Alberto González, que estaba en un momento muy bueno. La primera final se jugó en Belgrano y ganamos 1 a 0 con gol de “Pocho” Benítez. La revancha empezamos perdiendo pero apareció a los 33’ del primer tiempo Rodrigo Caro para darnos el empate que nos dio el tan ansiado título de liga luego de 29 años.

¿Qué te genera aquella eliminación con San Carlos de La Escondida, donde Aprendices era para muchos candidato al ascenso?

  Fue en el Torneo Federal C del 2014. No me trae recuerdos felices y por ahí lo tengo como una frustración. Era el responsable del equipo, lo analicé después y no tome las decisiones correctas. Estábamos para mucho mas, teníamos un equipazo. Pero en el futbol no hay lógica, te levantas mal y lo perdés. Me dejó tranquilo que el equipo que nos eliminó fue el que logró el ascenso, que merecido lo tuvo. Así lo quiso Dios y así fue.

  ¿Qué diferencias observás entre el Federativo que se consiguió en 2013 con el primero?

  El Federativo del 2004 el primero que organizó la Federación Chaqueña, y se produjo después de que el club estuviera un buen tiempo dormido en logros. El otro Federativo vino en el lapso de 9 años (2013) y contra otro equipo de la Liga Chaqueña, Don Orione, que venía de salir campeón de la liga. Eso le da más nivel y jerarquía al logro.

  Pero siempre con los mismos métodos, armando grandes grupos. De eso se trata, porque podemos buscar excelente jugadores pero si no son humildes, no funciona. En los dos Federativos tuve jugadores que tenían una actitud terrible, humildes al ciento por ciento, siempre al que le tocaba jugar jugaba y al que no, apoyaba desde el lugar que le tocaba, siempre positivos.

  Soy un convencido que en nuestro fútbol la motivación es muy importante y el jugador muchas veces necesita de eso. A veces tienen problemas en la familia, en el laburo, y uno en el vestuario muchas veces tiene que mimarlos y hacerles sentir importantes. Siempre trato de convencer al jugador que si armamos algo competitivo, la palabra «ganar» está por encima de empatar o perder, porque en el futbol para competir tenés que ser ganador.

Próximo objetivo, Juventud Unida

Luego de la final del Clausura 2018 frente a Sportivo Pampa, Cristian Albarracín condujo a Libertad en la “Copa Sáenz Peña” y ahora se hará cargo del plantel de Juventud Unida, otro club histórico que hace muchos años no obtiene un campeonato. “Tengo que cambiar el chip y dedicarme a responderle al popular club del barrio 1º de Mayo”, dijo.

  Stella Marys Rossi Wenk y Talia Wolcoff, las máximas responsables de la entidad, se contactaron con él y enseguida llegaron a un acuerdo. “Son dirigentes que confiaron en mí y, si bien alcanzamos a realizar un entrenamiento, vino toda esta situación del coronavirus y debimos interrumpir” reseñó sobre su arribo al verdolaga.

  El flamante entrenador destacó el plantel con jugadores de mucha experiencia, y admitió que pudieron hablar sobre la llegada de algunos refuerzos “para poder armar algo competitivo”. Además valoró la calidad de los juveniles y especialmente que “están con muchas ganas de devolverle la identidad en la parte deportiva al club”.

  Sobre los objetivos precisó que “dependen del grupo que podamos armar, porque se necesita una sumatoria de cosas para lograr las metas. Esperamos cuando se normalice que se pueda empezar a entrenar aunque sea con recaudos, para ver si este año se puede jugar al menos un torneo”, expresó.

El sello de Don Carlos

Carlos Albarracín es trabajador ferroviario y en sus años mozos fue jugador de liga. En los inicios de su hijo Cristian lo acompañó y conformaron una dupla exitosa. Respetado no solo por los planteles que dirigió sino por los rivales, hoy está alejado de la actividad pero está al tanto de la competencia.

  “Con él hice dupla en todas mis etapas, hasta el 2013. Mi padre es una persona especial, con él analizamos todo en la previa para saber el sistema que utilizamos, según el rival. Más de una vez fue muy importante con las decisiones que tomó. Es un ídolo en mi vida personal, vivimos la misma pasión que es el fútbol” dijo, para remarcar que “siempre fue muy importante el apoyo de mi familia y mis amigos”.