EL «PANZA» VIDELA, EL «LOBO» QUE FUE «BICHO»

Mario Hernán Videla, fue un exquisito volante que surgió en Gimnasia (Mendoza) y brilló en el Argentinos Juniors que fue campeón de la Libertadores y sub campeón del mundo. El diario «El Ciudadano» de Mendoza, recorrió la historia del jugador que estuvo radicado por un tiempo en Castelli y Sáenz Peña, en una nota realizada por el periodista Fernando Montaña.

A continuación, la entrevista completa…

Su nombre aparece en esa lista de mendocinos que supieron de Vueltas Olímpicas con una Copa Libertadores en sus manos.

La particularidad es que Mario Hernán Videla, de él se trata, logró quedar en la historia de la Asociación Atlética Argentinos Juniors, en esa década feliz para el cuadro de La Paternal, que fueron los ochenta. Y sino repasemos: Dos títulos oficiales de AFA (Metropolitano 84 y Nacional 85), la Copa Libertadores del 85, la interamericana del 86 figuran en el palmarés del Panza Videla, quien era el diez de aquel Bichito Colorado, un equipo que se identificó con el buen fútbol.

“Sí, antes a Argentinos solo se lo nombraba por Diego, después con todos los títulos y tuvimos nombre propio. La Libertadores nos dio publicidad a nivel sudamericano, la final contra Juventus nos dio el cartel a nivel europeo que necesitábamos. Y por supuesto que con todos los jugadores que salieron y fueron a Europa trazaron una línea en el que el club se lo conoció como el semillero del mundo”, cuenta desde su casa en Mendoza.

Mario Hernán Videla, retornó a la provincia, luego de varios años de residir en el Chaco, en donde dirigió al Sportivo Cultural Castelli y luego se vinculó a otros emprendimientos futbolísticos.

– ¿Qué te provoca recordar aquellos tiempos?

– Que son lindos recuerdos. Sueños cumplidos. No te los olvidas más, entrar en la historia del club no tiene precio. Cuando voy para allá en ocasión del aniversario del título siempre me reciben bien y me hacen sentir ese cariño. 

-Te iniciaste en Gimnasia ¿cómo fue que llegaste a Argentinos?

-Yo había debutado en el Lobo en 1980, y en julio del 82 me compra Argentinos, previo pase fallido a Central. Ellos buscaban un volante, pero no me habían visto. Fuimos con el Colchón Herrera y Carlitos Rojas, que finalmente no quedó. 

“Se va Trillini y asume Ángel Labruna que trae todos los ex River:  Morete, Jota Jota López, Galletti,  Emilio Comisso, Olguín, Pavoni, Fillol. Don Ángel decía que quería tener buen pie en todas las líneas. Lamentablemente fallece al poco tiempo y llega Roberto Saporiti. El Sapo venía con ganas y fue el que nos hizo trabajar mucho en cancha el pressing. Fue fundamental para el equipo porque teníamos buen juego y velocidad. Ganamos todo. Se va en el 84 a Colombia y viene el Piojo Yudica, que era muy prolijo y serio y no tocó el equipo, salvo que puso a Borghi por Morete.

-Se decía que no tenían buen feeling con Yudica

-El Piojo tenía su personalidad, escuchaba a todos, pero armaba su equipo. Algunos compañeros estaban recelosos por eso, pero el tiempo le dio la razón.

-Pasa la Libertadores y llega aquella inolvidable final contra Juventus. ¿Te duró mucho la calentura de la derrota?

-Y fue un momento de gran amargura, porque estuvimos a seis minutos de no ir a los penales. Pasó lo que tenía que pasar, habíamos ganado una definición por penales, y perdimos otra de la misma manera. Yo estaba anotado para patear el quinto penal, no llegué a la chance.

Ese día los dos jugadores que habían salido del fútbol mendocino (Ereros y Videla) se asociaron para el primer gol del Bichito. El ex hombre de Atlético Argentino convirtió gracias a una asistencia del Panza. El partido terminó 2 a 2 y en los penales se impuso el equipo italiano.

Sobre Gimnasia

“Gimnasia me vio nacer futbolísticamente, crecer deportivamente y mostrarme a nivel nacional. Tuve gente que siempre me aconsejó bien como el Chueco Vicino, el Bicho Avendaño, Reggi y un tipo como el Colchón Herrera que me guió.

“Gimnasia es hereditario porque la tradición viene de mi viejo, está muy arraigado el apellido Videla al club”.

– ¿Cómo ves el presente del Lobo?

-Muy bueno. Tiene un gran presidente, buenas ideas y polenta y se le van dando las cosas paulatinamente. El hincha debe estar contento porque llevó al club a otro nivel. Si bien el club estaba asociados al buen juego, con la llegada de Porreta ha resurgido institucionalmente, lo que le falta a Gimnasia es plasmarlo en el campo de juego, volver a las raíces.

– ¿Tuviste la posibilidad de trabajar ahí?

-Presenté un proyecto para trabajar con los juveniles, pero lamentablemente el coordinador con el que hablé me dijo que no estaba preparado en lo físico ni económicamente para implementar ese trabajo. Es algo pendiente, volcar lo que me enseñaron en un club que fue parte de mi vida.

– ¿Cómo ves a Godoy Cruz? 

-Excelente. Está sólido, jerarquizado, mirá que hay que mantenerse tantos años en Primera. 

– ¿Qué clásico Gimnasia- Independiente recordás?

-Uno en la cancha de Talleres que le ganamos con gol del Tucho Méndez. Le pegué desde el banderín del córner, cayó en el medio del área y el Tucho la mandó adentro. Fue un golazo.
“El mejor mediocampo que me tocó integrar en Gimnasia fue con el Colchón Herrera y Zolorza”

– ¿Qué sentiste cuando te tocó enfrentar a Gimnasia con la camiseta de la Lepra en el 95?

– Que volvía a pisar una cancha en donde pasé muchos momentos lindos como jugador. Cuando miraba la platea decía: “pensar que tengo a mis tíos y primos que son de Gimnasia” (risas). Para colmo en la última jugada del partido nos tocó empatarlo y bueno hubo enojo. Una vez que jugás, te olvidás. Los clásicos eran al límite, pero siempre bien jugados.

– ¿Te sorprendió que nunca te convocaran a la selección?

-Mirá en el 86, cuando Bilardo pensaba sumar un volante, los candidatos eran el Negro Enrique y yo. Me quedé abajo del avión, pero el técnico no se equivocó.

-Eras especialista en los tiros libres ¿lo aprendiste del Víctor?

-En verdad me lo enseñó el Mona García. Antes la pelota era más grande y me decía que la pelota giraba cuando perdía la fuerza. 

“Sí hice muchos goles. Me acuerdo unos a Racing en el Nacional del 81”

– ¿Quién era tu ídolo de niño?

-Verlo al Bocha era deslumbrante. Me acuerdo de esa final entre Independiente y Talleres con 8 hombres y lo admiraba.  Con el Bocha fuimos rivales, una vez nos tocó eliminarlos en una Copa.  Hoy tenemos buena onda.  

– ¿Tus hijos son futboleros?

– Sí les encanta. Tengo cuatro (Mario, Liza, Lucas y Sofía). Son mi orgullo, porque superaron la raíz familiar pudieron estudiar. Venimos de una familia muy humilde y pudimos darle la posibilidad de que estudiaran, que era lo que siempre te aconsejaban tus abuelos.

– ¿Cómo ves el fútbol argentino?

-La técnica del jugador argentino se ha devaluado. Antes en cualquier rincón del país veías jugadores con técnica a la par de uno o superior. Como digo, hay que volver a las raíces.

Es el Panza Videla, uno de los mendocinos que supo de la Libertadores. Un mediocampista exquisito. El amigo de Luis Miranda y el Tano Sindoni.

El pibe que salió de la Villa del Parque y llegó al Lobo con otros amigos del barrio para probar si iba a ser el Panza, o se quedaría en Pancita, apodo que le quedó de su viejo,  gloria de Gimnasia.

FUENTE: Suplemento «Tapón Deportivo» (El Ciudadano – Mendoza)