EL REENCUENTRO DEL CAMPEÓN CON EX COMPAÑEROS

La «Grego» fue testigo de buena parte de su historia personal, cuando concurrían al ciclo secundario. Pasaron más de 30 años para que el ex campeón del mundo de boxeo, Carlos Gabriel Salazar, pueda reencontrarse con varios de sus ex compañeros de la emblemática Escuela de Educación Técnica Nº 23.

  Tomando los recaudos previstos en cuarentena y antes de que Sáenz Peña retroceda a la Fase 1, quien fuera monarca de los “mosca” en la OMB y de los “supermosca” en la FIB en la segunda mitad de la década del 90, compartió un almuerzo de camaradería donde los recuerdos fueron el común denominador.

  Fue casi de manera fortuita que Carlos Salazar pudo volver a tomar contacto con al menos cuatro ex compañeros de estudios, con quienes tuvo la oportunidad de revivir aquellos años de formación en una de las escuelas técnicas de la ciudad.

  Argentina transitaba los últimos años del Proceso de Reorganización Nacional y la Guerra de Malvinas se instalaba en la consideración mundial como una actitud sorprendente de un gobierno que se estaba yendo. En Sáenz Peña, en el edificio de calles Laprida (15) y Pringles (18), Salazar y sus compañeros cursaban el secundario, entre las aulas y los talleres.

  La EET Nº 23 “Gregoria Matorras de San Martín” fue testigo de la formación de quien fuera campeón mundial y aún hoy es retribuido con cariño y generosidad. No solo por lo que supo conquistar desde el boxeo sino, fundamentalmente, por su condición de gran persona, cálida y amistosa.

  La curiosa anécdota para ver a Sandro

  El reencuentro se produjo en la casa de Eduardo Ledesma, donde también se congregaron otros ex compañeros de colegio como Gustavo More, Karin Feres y Rubén Coronel. Los recuerdos permitieron remontarse remontándose a aquella época de adolescentes donde las travesuras estaban a la orden del día.

  Una de ellas estuvo a cargo del propio Carlos Salazar, quien recordó cuando trepó la pared del Club Acción con la intención de ingresar de “colado” para ver la actuación de Sandro, que estaba en su esplendor. Rememoró que ingresó por el sector de calle Rivadavia (16), para ingresar por una de las ventanas.

  En aquel momento Carlos Salazar se había consagrado campeón argentino amateur (1981) y luego representó al país en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles (1984). El destino quiso que años después, en 1997 y 1998, fuera él quien llenara las gradas en las defensas mundialistas con Antonio “Villasana” Ruiz y José “Carita López”.

  Previamente había protagonizado varias peleas que dieron forma a su rico historial en el pugilismo de nuestro país y del mundo. El inicio del camino por el boxeo profesional, lo llevó a volcarse más al gimnasio y a no poder concluir sus estudios en la “Grego”, aunque el reencuentro con sus ex compañeros permitió revivir momentos que parecían olvidados.