RESPONSABILIDAD EN EL REGRESO A LAS PRÁCTICAS

“Hay que ser prudentes, reingresar con seguridad y responsabilidad a la actividad física y deportiva, tanto desde el punto de vista de aficionado como profesional”. De esta manera, el médico Darío Armando Gómez sintetizó cómo retomar las prácticas de las distintas disciplinas que se van habilitando.

  La charla virtual fue organizada en forma conjunta por el Círculo de Periodistas Deportivos del Chaco y el Instituto del Deporte Chaqueño, y tuvo como disertante al calificado profesional que es especialista en Clínica Médica y Cardiología, con Postgrado en Nutrición en la UBA y expertos en Lípidos en la UTN.

 Entre otros aspectos remarcó que “el fin de la cuarentena no es el fin de la pandemia”, y que por tal motivo se debe mantener “un estricto cumplimiento de las normas”. Además advirtió que la flexibilización “puede generar un efecto rebote y una nueva ola”, para fundamentar que “no es una gripe más”.

  Mientras expuso que “acá no hay que hablar de porcentajes, hay que hablar de seres humanos” en relación con la cantidad de contagios y muertes, el doctor Gómez refirió sobre el plasma convaleciente que “no todas las personas recuperadas pueden ser donantes”.

  El encuentro mediante la plataforma ZOOM fue presentado por el presidente del Círculo de Periodistas Deportivos del Chaco, Willy Rodríguez, y el titular del Instituto del Deporte Chaqueño, Osvaldo Pérez Cuevas. Además, en carácter de invitado, estuvo el presidente de la Federación Argentina de Periodistas Deportivos, Cristian Torino.

  Los pasos para el regreso, con certezas a medias

 En el inicio de su alocución, el doctor Darío Armando Gómez remarcó que “el fin de la cuarentena no es el fin de la pandemia, eso es fundamental ponerlo en primer lugar para que no haya una mala interpretación de esto”, y aclaró que “lo que hoy sostenemos como verdad, mañana puede cambiar por las cosas que se van descubriendo”.

  “Hay que ser prudentes, existen normas que han sido adoptadas y adaptadas y que nos permiten hacer un reingreso con seguridad y responsabilidad a lo que significa la actividad física y deportiva, tanto desde el punto de vista de aficionado como profesional” dijo, mientras defendió el uso de tapabocas, protección individual y distanciamiento como medidas efectivas.

  Además de recomendar que el inicio de las prácticas deportivas debe ir acompañado de una dieta adecuada, el profesional médico explicó que aquellos que estuvieron contagiados de coronavirus deberán también realizarse una prueba ergométrica, cardiológica y otros estudios complejos.

 En cuanto a los pacientes recuperados que pueden donar plasma precisó que si bien “hay muchas expectativas por el tratamiento de plasmoterapia, de los poco más de 30 estudios que hay en el mundo, la mayoría son observacionales, no tienen la rigurosidad científica para definir si hay una diferencia significativa a favor del plasma”.

  Aclaró que “no es para todos los pacientes y está aplicado como maniobra de salvataje a aquellos que ya han recibido otros tratamientos”, y que “no todas las personas recuperadas pueden ser donantes, e incluso todavía se estudia cuál es el nivel de anticuerpos que deja la enfermedad y cuánto tiempo dura”.

  Responsabilidades compartidas

  Si bien admitió que “el hastío social genera una presión muy importante, también a nivel psicológico, a toda persona que debe guardar una cuarentena muy prolongada”, el médico Darío Gómez consideró que “hay que flexibilizar en la medida de la respuesta comunitaria, porque hay responsabilidades compartidas”.

 Recordó que “cuando se flexibilizó en otros países como Alemania e Israel, prácticamente al otro día empezaron a aumentar los contagios” y por tal motivo advirtió que “la flexibilización puede generar un efecto rebote y una nueva ola, y si eso ocurre no debe temblar el pulso de volver para atrás”.

  “Se debe hacer un análisis exhaustivo de las actividades que se van a flexibilizar” observó, y mientras sostuvo que en las caminatas “no se están respetando los protocolos de bioseguridad”, se mostró cauto al sostener que “tengo temor de lo que se pueda recoger como resultado de esto en 10 o 15 días”.

  Al tiempo que puso reparos sobre la denominada “teoría del rebaño” por las consecuencias que pueda acarrear, graficó que “la tasa de letalidad (cantidad de gente que muere) en nuestra provincia es mayor a otros lugares. Esto no es una gripe más, acá no hay que hablar de porcentajes, hay que hablar de seres humanos” aseveró, para ratificar que “el uso del barbijo, el distanciamiento social y la higiene personal, es la verdadera vacuna”.

  Pérez Cuevas: “Volver con una nueva normalidad”

 Al tiempo que valoró la iniciativa de “empezar a ver en términos médicos cómo reiniciar la actividad física”, Pérez Cuevas sostuvo que con el descenso de la curva de casos de COVID-19 “vamos a volver con una nueva normalidad, hasta que el virus se vaya o aparezca alguna vacuna”, y en ese contexto llamó a “dar pasos firmes, progresivos y seguros para no tener que retroceder”.

 Informó que desde la función que le toca desempeñar “tengo que administrar algunas ansiedades y reforzar mucho el mensaje”, para indicar que “se están reabriendo actividades, con respeto de protocolos de bioseguridad” y mencionar que “no se debe perder de vista que es una pandemia mundial que se llevó puesta al sistema de salud de las potencias del mundo”.