PALMA CAMPEÓN DEL MUNDO, 40 AÑOS DE LA CONQUISTA

Lejos de aquella época brillante de su historia profesional, y con una actualidad personal dolorosa, Sergio Víctor Palma cumple 40 años de la conquista del título «supergallo» de la Asociación Mundial de Boxeo, cuando venció en Estados Unidos a Leo Randolph, de manera categórica en el quinto asalto.

  El púgil nacido en La Tigra hace 64 años, reside actualmente en Mar del Plata y mantiene una batalla permanente no solo contra el mal de Parkinson sino también con secuelas de otras enfermedades, que hacen de su vida un monótono martirio con el que debe convivir.

Como tantos otros boxeadores, Palma tuvo una vida muy particular.

  Lejos de allí, en su pueblo natal, la gente lo recuerda con el cariño que supo ganarse y lo considera el embajador natural de ese rincón del Chaco. El brillo de mediados del 70 y el esplendor alcanzado con el inicio de la década del 80 quedaron en un pasado que parece más lejano del que realmente es, por los recovecos de la vida que dejaron al tigrense literalmente postrado.

  El debut en el boxeo profesional fue el 15 de enero de 1976, con triunfo frente a Raúl Gómez en la ciudad bonaerense de Pergamino; y su despedida también fue triunfal, el 10 de agosto de 1990, cuando derrotó a Juan Domingo Noguera en General Arenales. Realizó 62 peleas, con 52 triunfos (21 por nocaut), 5 derrotas y 5 empates. Tras su retiro recibió el Premio Konex – Diploma al Mérito como uno de los 5 mejores boxeadores de la década en Argentina.

El chaqueño fue el primero de nuestro país en conquistar un título en Estados Unidos.

  El momento cúlmine de su carrera

  El 9 de agosto de 1980 se le presentaba a Sergio Víctor Palma su segunda chance mundialista luego de haber perdido casi ocho meses antes, en Barranquilla (Colombia), frente a Ricardo Cardona en el primer intento por alcanzar el cinturón “supergallo”.

  Esta vez el escenario también era fuera del país, en el Coliseo de Spokane (Estados Unidos), donde no dejó dudas y venció por nocaut técnico al norteamericano Leo Randolph en el quinto round. El chaqueño mostró su mejor versión y ratificó el potencial del boxeo argentino ante los ojos del mundo.

Palma concluye su obra ante Randolph, que aguantó solo hasta el quinto round.

  Tras esa conquista realizó cuatro defensas exitosas en el Luna Park en un lapso de casi 14 meses frente al panameño Ulises Morales (GKOT), el dominicano Leonardo Cruz (GPP), el colombiano Ricardo Cardona (GKOT) y el tailandés Vichit Muangroi-et (GPP). La quinta exposición de la corona con triunfo fue en el Chateau Carreras de Córdoba frente a Jorge Luján (GPP), de Panamá, el 15 de enero de 1982.

  El reinado entre los “supergallos” de la AMB lo resignó el 12 de junio de 1982, apenas horas después de la visita del Papa Juan Pablo II a Buenos Aires y el triste final de la Guerra de Malvinas frente a los ingleses. Fue en la revancha con Leonardo Cruz, aunque esta vez el de República Dominicana le ganó por puntos, en decisión unánime, en pelea celebrada en Miami.

Leonardo Cruz le arrebató el título mundial a Palma, en la sexta defensa.

El embajador natural de La Tigra

La Tigra tiene en Sergio Víctor Palma al legítimo embajador del pueblo. Es que a pesar de haber emigrado de allí desde muy pequeño, no olvida sus raíces. Uno de los vecinos del lugar, Jorge “Pipo” Kasibrodiuk, reconoce que el ex campeón ha hecho conocer al mundo esa población del Departamento O’Higgins, distante a 40 kilómetros al sur de Sáenz Peña, y por ello consideró que “le debemos el gran homenaje”.

  Según relató, quien fuera campeón “supergallo” de la OMB nació en el campo de Timoteo Chvemczuk, ubicado a unos 8 kilómetros de La Tigra, en colonia Pozo Colorado. De padres cosecheros, se fue de muy chico a Juan José Castelli y de ahí en más se volvió a tener noticias de él cuando ya era boxeador y estaba en Buenos Aires.

Amigos de La Tigra compartiendo un asado en la visita de Sergio Víctor Palma en 2009.

  “Había un bar donde se jugaba al billar y al truco, allá por el año ‘77. Ahí empezamos a comentar de un tal Palma que hablaban en la radio y que era boxeador de La Tigra” recordó Kasibrodiuk. En 1978 se produjo el primer contacto con quien se encaminaba a ser campeón mundial, cuando se dirigía hacia Villa Ángela para hacer su primera pelea como profesional en el Chaco.

  “Estábamos con los muchachos en el Almacén de Ramos Generales y Estación de Servicio de José Basovnik, llegó un auto Peugeot, se bajó un hombre y nos dijo: acá le traigo al campeón del mundo. Había sido el representante de Palma, que iba en el auto”, rememoró con nostalgia.

Palma con su inseparable guitarra y Santos Zacarías, compartiendo un momento de distensión.

  El combate era frente a Juan Carlos Acosta, a quien el tigrense venció por nocaut y luego retornó a su pueblo para compartir un asado y música con sus compoblanos, tras rechazar la invitación del entonces gobernador Antonio Facundo Serrano y su comitiva. “Pusimos carne al horno en la panadería y después cenamos, tocó la guitarra él y compartió lindas experiencias”, reseñó.

  Mientras destacó que además de buen boxeador fue “un tipo muy inteligente, muy preparado”, Jorge Kasibrodiuk observó que “en La Tigra le debemos mucho Palma, y creo que no le rendimos el homenaje que realmente se merece”, a pesar de que en su última visita en 2009 fue distinguido y como retribución dejó a su pueblo el cinturón de campeón.

Sus presencias en el Chaco

En el Club Acción de Sáenz Peña, Palma conquistó el título argentino en 1979.

Fueron cinco las peleas que Sergio Víctor Palma realizó en el Chaco, cuatro de ellas antes de ser campeón del mundo, y la restante cuando ya se había coronado monarca mundial de los “supergallos”. En cuatro de ellas ganó por nocaut, y la restante fue en las tarjetas.

  Su primera presentación en estos lares fue el 21 de julio de 1978 en Villa Ángela, cuando se impuso por nocaut técnico a Juan Carlos Acosta; y el 18 de mayo de 1979 venció por puntos, en Resistencia, a Gilberto López. Ese mismo año, el 10 de agosto, derrotó también por la vía rápida a Francisco Acosta para obtener el título argentino en el Club Acción de Sáenz Peña, con el entrenador local Justo Cardozo acompañando a Santos Zacarías en el rincón.

  Casi tres meses después, el 9 de noviembre, volvió a Villa Ángela para consagrarse campeón Sudamericano al derrotar por nocaut a Miguel Ángel Lobera; y el 20 de diciembre de 1980, ya campeón mundial, pisó nuevamente suelo de la capital provincial para vencer por nocaut a Hugo Fica.