MARY TOTEFF, HISTORIA VIVIENTE DEL VÓLEY CHAQUEÑO

En la segunda mitad de la década del 50 la práctica del deporte no era tan habitual, y menos aún entre las mujeres. Sin embargo, la saenzpeñense Mary Toteff se las ingeniaba para practicar distintas disciplinas y al mismo tiempo no descuidar sus estudios. Terminó inclinándose por el vóley y llegó a integrar el seleccionado chaqueño y la preselección argentina.

  En cada rincón hay historias ocultas que pocas veces trascienden. El paso del tiempo y la vida misma van acomodando cada cosa en su lugar, y a poco más de 60 años de un momento distinto de la vida social y política de Argentina, Mary Toteff tiene la amabilidad de recibirnos en la calidez de su hogar para compartir relatos de momentos únicos.

  Docente jubilada, recuerda aquel tiempo con nostalgia y con la alegría propia que le dio el camino transitado en el deporte. Así lo deja traslucir su rostro cuando a su memoria llegan las imágenes de aquella adolescente que se inició en la práctica del básquet a los 13 años. Era en el club Nueva Provincia, en ese momento con sede en calle 18 entre 21 y 23.

  “Paralelamente hacíamos ejercicios en tierra, que lo llamábamos calistenia”, señala al referirse al sistema de ejercicios físicos con el propio peso corporal y con el objetivo de adquirir fuerza y belleza en el ejercicio, para lo cual utilizaban aparatos, barras fijas, trampolín, caballetes, tacos y anillas.

  Esas actividades ya las cumplía en Sokol, cuando se trasladó de calle 16 entre 17 y 19 a su sede actual de calles 17 y 20, a solo una cuadra de su casa. “El club tenía en su perímetro alambre de púa y el piso era de ladrillo molido” rememora Mary, para mencionar al profesor Raúl Gómez como su técnico. “Era el hermano de Nora, la señora del doctor Vogelmann”, añade quien es madre de dos deportistas como Fabián y Denis Montesinos (hoy DT de básquet).

  En las instalaciones de los “halcones” empezó a dar sus primeros pasos en el vóley a pedido de sus compañeros, quienes al entrenarse observaron que ella recibía la pelota con tanta naturalidad que podía incursionar sin mayores inconvenientes en esta disciplina. Y así, luego de haber hecho también atletismo y jugado al ping-pong, fue el momento de escribir nuevas páginas en el deporte.

  El salto a la selección chaqueña

  Las condiciones que habían visto los jugadores del plantel masculino de Sokol fueron rápidamente confirmadas en el juego, al punto tal de ser parte de la selección chaqueña de vóley. “Fue el deporte que abracé con pasión, y además vivimos muchas cosas lindas y un montón de anécdotas”, refiere Mary Toteff.

  Entre sus compañeras de equipo recuerda a Elvira Kubicek, la señora de Medina, Amancia Fernández y Milu Drimal. Además destaca a Elisa Maza, con quien compartieron el combinado provincial en los tres campeonatos argentinos que tuvieron posibilidad de competir.

  El primero de ellos fue en 1957 en Catamarca, en cuya edición la selección de varones se quedó con el título y las mujeres hicieron podio al concluir en la tercera posición. En 1958 el certamen fue en Rosario; y en 1960 la sede fue Buenos Aires, ya con ella como capitana del equipo. Mientras menciona que en todos los torneos fueron terceras, asegura que “el primer y segundo puesto siempre eran de Buenos Aires y Santa Fe, que tenían un nivel superior”.

Entrevista realizada a Mary Toteff en la legendaria LT 16 «Radio Splendid»

  La buena actuación personal que tuvo en el último torneo le valió ser convocada a la preselección argentina que debía participar en el Campeonato Sudamericano de Brasil. Sin embargo, como cursaba el quinto año en el Colegio Misericordia priorizó concluir sus estudios, quedando trunca la posibilidad de calzar la casaca albiceleste.

  El apoyo permanente de los amigos

  A la hora de reconocer a personas que fueron clave para mantenerse en actividad, Mary Toteff valoró el acompañamiento de quienes la alentaron fervientemente y la instaron a no dejar la práctica del deporte. Entre ellos mencionó a “Sidonio Derka y esposa, el señor Vela, Milo Kalinec, y en gimnasia a “Chicholo” Acosta, gran gimnasta”.

  Seis décadas después de aquellas vivencias, que incluye un viaje en camión jaula desde Santiago del Estero a Catamarca para jugar el Argentino (por desperfecto del ómnibus) admite que “fue, por lejos, la mejor etapa de mi vida” y en base a su experiencia aconsejo a los jóvenes “a practicar deportes. Mi lema es la tan conocida frase: en cuerpo sano, mente sana”.

  Entre los cambios del vóley recordó que “en aquella época se jugaba al mejor de tres sets; los tantos eran a 15 y se llamaban chicos, no se llamaban set, y además no todos los saques eran tantos, se rotaba tantas veces como era necesario hasta hacer el punto en el equipo contrario. Por eso a veces los partidos se tornaban interminables”.

  En aquellos momentos Sáenz Peña se encaminaba a su cincuentenario. La ciudad empezaba a forjar su personalidad y a mostrarse a la región. Entre los jugadores destacados estaban los hermanos Luis y Milo Vonka, Layo Drimal, el “Zurdo” Síkora, con clubes como Sokol y Morava que protagonizaban encarnizados partidos.

FUENTE: Diario Norte