NUEVO DESAFÍO PERSONAL PARA ÁNGEL «CACHO» CARO

Una de las glorias del boxeo saenzpeñense se apresta a afrontar un nuevo desafío en su carrera. Se trata de Ángel “Cacho” Caro, quien comandará un gimnasio de boxeo en la instalación del Club Atlético San Lorenzo, su segunda casa.

Tras haber cumplido una fructífera carrera en el pugilismo profesional, a los 62 años mantiene su fortaleza para transmitir los conocimientos adquiridos a niños, jóvenes y adultos, varones y mujeres, en la entidad «azulgrana» del barrio Sarmiento.

«Cacho» Caro con sus hijos Gonzalo, Rodrigo, Bocha, Willy y Pachi, en los festejos de sus 60 años.

  A pesar de la poca actividad deportiva por la pandemia, Ángel Caro no se queda de brazos cruzados y mantiene su rutina de entrenamiento, corriendo diariamente varios kilómetros por las avenidas de la ciudad y senderos vecinales, que muchas veces se hacen interminables por el encuentro con amigos que aparecen en el camino, y el diálogo o los recuerdos son inevitables.

  El ex boxeador gestionó ante el Secretario de Desarrollo Humano y Deportes del municipio, Germán Rearte, la provisión de elementos para desarrollar esta tarea, y de inmediato el funcionario se comprometió a colaborar con lo que esté a su alcance.

  Parte de la historia del boxeo

  Ángel Antonio Caro es parte de la historia grande del pugilismo en Sáenz Peña. Es que la segunda ciudad del Chaco ha sido cuna de grandes boxeadores, entre quienes estuvo este querido boxeador que nació el 5 de mayo de 1958, debutó el 19 de enero de 1979 con victoria frente a Florencio Méndez, y se mantuvo en el profesionalismo hasta 1990, cuando se retiró con derrota ante Juan Carlos Giménez en Ciudad del Este.

  Disputó 52 peleas en los once años de carrera, de las cuales ganó 33 (15 nocaut), perdió en 15 y obtuvo 4 empates. En sus inicios lo formó Julio Mendiolar pero luego fue dirigido por Santos Zacarías, el mismo entrenador de Sergio Víctor Palma y “Látigo” Coggi, entre otros; y además estuvo bajo el mando del recordado técnico mendocino Raúl Izaguirre.

Caro con Víctor Escobar (izquierda) en una de las grandes veladas de box en Sáenz Peña.

  No puede faltar entre quienes forjaron su carrera, su gran amigo y compadre Luis Clavero, con quien comparte permanentemente recuerdos de aquellos combates que fueron dando forma no solo a su trayectoria deportiva sino a la personalidad de un “Cacho” Caro gigante, por su hombría de bien, su humildad y generosidad.

  El acto a traición de Darío Matteoni

  Darío Walter Matteoni no es uno más en la vida de “Cacho” Caro. Es el hombre que lo golpeó a traición al concluir un entrenamiento en el Luna Park, y le provocó una grave lesión, para luego escapar. También fue el hombre a quien enfrentó en la pelea por el título argentino “mediano”, que finalmente no pudo llegar.

En su momento de brillo con «Mano de Piedra» Durán, y su entrenador Santos Zacarías.

El combate se concretó el 22 de noviembre de 1986 en Baradero, y fue una cuestión que el púgil de Sáenz Peña lo tomó como personal. Los nervios y la ansiedad por tenerlo enfrente terminaron jugándole una mala pasada y la conquista del cinturón se desvaneció.