EL «SANTO» INCORPORÓ EL BOX, DE LA MANO DE «CACHO»

Lo que aparecía como un sueño y buenas intenciones, lentamente fue dando paso a la realidad. Es que San Lorenzo ha incorporado la enseñanza del boxeo para la amplia barriada ubicada en el sudoeste de Sáenz Peña, de la mano de un referente del Barrio Sarmiento y del pugilismo de esta ciudad: Ángel «Cacho» Caro.

El carisma, el trabajo y la seriedad que transmite “Cacho” Caro fueron el combo perfecto para convocar a un nutrido grupo de niños y adolescentes. Atrás quedó aquella época, entre 1979 y 1990, cuando brillaba en el pugilismo argentino, con una campaña en el campo profesional que tuvo buenos y malos momentos.

El deporte de los puños lo marcó y le permitió edificar una familia, e incluso su potencial humano y laboral favoreció su ingreso a la empresa energética de la provincia. Hoy, 30 años después de su retiro, Ángel Antonio Caro dedica sus tardes a entrenar a entusiastas aspirantes de boxeadores en el playón “santo”.

Ese mismo club vio crecer no sólo a él sino a su familia, al punto tal de constituirse en la actualidad en motores principales de la vida institucional y deportiva. Allí concurren unos veinte niños y adolescentes, tanto varones como mujeres, ávidos por adquirir conocimientos. “De acá, del barrio, alguno bueno va a salir”, señala con una sonrisa que refleja la satisfacción que le genera ese momento.

A la espera de los elementos prometidos

  La práctica del deporte amateur suele estar plagada de limitaciones, porque las condiciones distan de ser las ideales. Este caso no es la excepción, y l entrenamiento se realiza al aire libre, sobre un piso de hormigón y con guantines de su uso personal.

En el precario gimnasio «santo» aún esperan que lleguen los elementos prometidos desde el municipio de Sáenz Peña, como la bolsa y guantes para que el trabajo pueda ser más completo y poder convocar a más chicos, a quienes “Cacho” Caro le explica la rutina, corrige errores y alienta a no aflojar.

Una tarea encomiable, más aún sin tener un colaborador pero con el firme propósito de “dar una mano” en un contexto complicado y en una barriada en la que muchos chicos prefieren destinos alejados de los valores del deporte.

  Las tardes en San Lorenzo son distintas desde hace un tiempo. El boxeo fue ganando su lugar y espera consolidarse con el empuje de uno de sus grandes referentes. “Quiero agradecer a Oscar Andreatta, porque siempre me dio consejos y me llama para saber cómo estoy”, expresa Caro en alusión a otro ícono en la historia del boxeo chaqueño.