EL ZONAL DE LUTO POR LA MUERTE DE GINÉS SÁNCHEZ

El Torino se quedó sin uno de sus fanáticos y firme defensor de la marca, con el fallecimiento del quitilipense Ginés Sánchez. El piloto fue protagonista del Campeonato Zonal de Automovilismo como conductor y también como acompañante de Enrique Andrijasevich, hasta retirarse en 2005.

Tenía 65 años cuando la muerte lo encontró mientras descansaba en su habitación. Si bien su profesión se relacionaba con la reparación de tableros electrónicos de desmotadoras y bobinados de grandes motores, incursionó con pasión en la mecánica automotor y el Torino fue su carta de presentación.

Ginés Sánchez (derecha), acompañando a Benjamín Sosa Cordero en una carrera de motos en Sáenz Peña. En el centro aparece el popular «China» Segovia.

  Junto con el “Negro” Píccoli preparaban el auto con el que competía uno de los corredores emblema de Quitilipi como lo fue “Nenín” Marinich, y esa pasión lo llevó a armar su propio vehículo para el Zonal. Un amigo que le dio la vida, Enrique Andrijasevich, lo acompañó en esta odisea tanto de acompañante como de piloto.

  Transcurría mediados de la década del 90 cuando el Torino color rojo hizo su presentación en las pistas, conducido por el “Enri”. Fue hacer realidad un sueño, y desde entonces quedó identificado con esa marca, que la defendió con alma y vida.

Torino que condujo Enrique Andrijasevich, con Ginés Sánchez de copiloto.

  Su última carrera fue en 2005 en el circuito de la APICH de Sáenz Peña, en la inauguración de la temporada tuerca. El estreno no pudo haber sido mejor, porque el triunfo coronó todo el trabajo que se había realizado en los talleres de Quitilipi y de Sáenz Peña, ahora también con el Rafa Andrijasevich.

  Pero aquel vehículo azul y rojo no pasó la técnica y fue desclasificado, hasta que tiempo después reconocieron que había sido un gran error. Esa decepción llevó a Ginés Sánchez a alejarse y a guardar el “Toro” como uno de sus grandes tesoros. “Se nos fue un gran tipo, muy querido y generoso. Tenemos mil anécdotas que nos dejó la vida”, destacó Enrique Andrijasevich.