EL «CHINA» SEGOVIA Y SU MAL MOMENTO POR UN ROBO

Los testimonios de los inolvidables momentos vividos son uno de los tesoros más importantes que una persona puede tener. Parte de esa rica historia de Julio «China» Segovia se perdió con el robo sufrido en su vivienda del barrio 1º de Mayo de Sáenz Peña, desde donde le sustrajeron una veintena de fotografías de su época de gloria en el motociclismo.

Es una de las grandes personalidades del deporte de la provincia, y de la «Ciudad Termal» en particular, y uno de los más queridos y admirados por su humildad y personalidad. Con el paso del tiempo mantiene la misma chispa que lo llevó a ser ídolo, y los golpes de la vida lo han fortalecido aún más.

El «China» con su hermano «Yento», recientemente fallecido, y Ricardo Miojevic

Al dolor del reciente fallecimiento de su hermano y mecánico «Yento», se le sumó una serie de circunstancias que le provocaron un gran impacto anímico. “Ando muy triste porque me robaron la mayoría de los recuerdos del motociclismo” aseguró un cabizbajo “China” Segovia.

El hecho ocurrió hace algunas semanas, cuando malvivientes ingresaron a su casa de calle 119 entre 126 y 128 del barrio Primero de Mayo y se llevaron algunas cosas de valor, pero lo más preciado fueron las fotografías, de las que se percató recién estos días.

Segovia en una de sus actuaciones en el Certamen Argentino de Motociclismo

  “Son entre 20 y 30 fotos que yo las había hecho ampliar, la mayoría de mis inicios en el motociclismo cuando empezamos a correr en el circuito de Aprendices” sostuvo el «China» Segovia, entre las cuales estaba algunas con el recordado Oscar “Loco” Medina, otro de los grandes personajes de esta disciplina que falleció hace algunos años.

  Allí también había fotos de sus participaciones en distintos escenarios del Campeonato Argentino de Motociclismo en Santa Fe, Córdoba y Santiago del Estero. “Cuando fui a buscarlas me di cuenta que no estaban, no las encontré, así que también me las robaron”, lamentó el motociclista.

En 1985 el «China» Segovia fue reconocido por el Círculo de Periodistas Deportivos del Chaco

  Al respecto reconoció que “el televisor se recupera, pero las fotos no. Para qué las quieren, para hacer daño nomás, esto me pone muy triste”, reiteró un golpeado Segovia, quien cuestionó que “se perdió la vergüenza, el respeto”.

A pesar del mal trago confía en que se las pueda recuperar, teniendo en cuenta la predisposición que observó en la policía, y se animó a sostener que sigue en su cabeza la posibilidad de volver a correr pero “ahora te caes y los golpes duelen” ironizó con una sonrisa.

FOTOS: Eco Deportivo, La Historia del CAM, y CPDCH