DE INFANTIL A VETERANOS, MOSTRANDO RUMBOS

“Defensores y Sol de Mayo, dueños de la copa de oro”, tituló hacia la medianoche del domingo el portal amigo “Eco Deportivo”, referenciando lo que había sido la definición de dos de las cinco categorías del torneo Diego Armando Maradona, como homenaje al ídolo fallecido un año atrás por parte de la Asociación Centrochaqueña de Veteranos de Fútbol.

  Dicho así, pareciera una obviedad en torno de lo que sucedió en el Complejo Malvinas Argentinas. Sin embargo quienes parecieran remar contra las corrientes variopintos de dirigentes deportivos locales han encontrado en el suceso un motivo para convocar a la reflexión sobre la valía de cualquier intento por darle organicidad y sostenibilidad a los esfuerzos formativos de la actividad social más saludable de cualquier comunidad.

Sol de Mayo con varios integrantes que volvieron a festejar, ahora entre los veteranos

  Retrotrayendo, a su niñez, a la mayoría de los protagonistas del título aludido, bien podríamos asemejar con aquel “LOS EQUIPOS DEL BARRIO PUERTA DEL SOL DOMINAN EL INFANTO JUVENIL”, mediante lo cual El Territorio en generoso recuadro de 4 columnas, premiaba hacia fines de la década de 1980 la encomiable labor de quienes no solo resistieron sino que buscaron profundizar las decisiones de suprimir la obligatoriedad de las divisiones inferiores en el calendario regular de la Liga Saenzpeñense de Fútbol.

  Lejos de remover la búsqueda de culpables, mejor resulta exponer la “bocanada de puro oxígeno” al fútbol saenzpeñense, que significó aquella quijotada con tantos defectos y errores como los de cualquier grupo humano que encara una acción sin metas específicas, más allá del espíritu combativo contra una medida no compartida.

Defensores del Puerta del Sol, con el sentido de pertenencia durante toda la vida

  Es que los “Maxi” y “Senior” que fueron campeones el pasado domingo en el predio que brinda tributo a nuestros obligados Héroes de 1982, son el fruto de la “Liga Infanto Juvenil” que además de “la Grieta” del momento, gozó haberle asegurado planteles a los clubes que habían decidido no esforzarse por contener a los hijos de sus vecindades y ahorrarse lidiar con las competencias matinales de fin de semana de niños y adolescentes de las divisiones inferiores.

  También la “osadía” de quienes llevaron a miles de niños del momento a la vida deportiva, arrastraron a muchos jefes de familias a convertirse en nuevos dirigentes con lo cual surgieron novedosas formas de recaudar los fondos para sostener lo que para el estado sigue siendo una meta irresuelta, aún cuando los administradores de turno no dudan en reconocer como una deuda pendiente en la lucha contra las adicciones.

Sol de Mayo y Defensores, volvieron a festejar juntos, como en otros momentos de su vida

  Y como de la cantidad surge la calidad, no fueron pocas las proyecciones hacia el campo profesional desde aquel cedazo. La idolatría en la remota Grecia por la pausa que manejó “Chelo” Gutman como sello de su trayectoria o la década marcando goles en Ecuador de la manera en que lo hacía en An-Pal Marcos Mondaíni, resultan solo dos botones de muestra del servicio brindado por la Liga Infanto Juvenil.

 Quizás, estas líneas no pasen de una alegoría al “puente” entre la niñez y la veteranía de un núcleo generacional de deportistas amateurs de nuestra querida Sáenz Peña. No obstante, por todas las cosas lindas que suceden cuando se encaminan personas hacia la senda de la hidalguía y el buen ser humano, osamos aprovechar lo sucedido para seguir convocando a quienes sueñan con plena sanidad social a romper parquedad y sumarse a “locuras” como las encaradas en aquellos 80.

Atilio Centurión (Colaborador «Eco Deportivo»)