LA «PASIÓN», PUNTAL EN LA CARRERA DE GABRIEL MILOVICH

Sáenz Peña ha dado grandes deportistas a lo largo de su historia. Uno de ellos es Gabriel Roque Milovich, quien incursionó en distintas disciplinas pero se terminó inclinando por el básquet y la elección no ha sido mala. Tuvo una carrera fructífera y durante una década formó parte de la selección argentina. A la par se formó como médico, profesión que ejerció con la misma pasión.

  La cargada actividad deportiva que tuvo en su adolescencia y juventud fueron forjando su destino. Es que su esbelta figura y sus dotes físicas lo llevaron a incursionar en varias disciplinas con buen suceso. Así tuvo un notable paso por campeonatos nacionales de atletismo, y también formó parte de la Selección Juvenil de Vóley.

El potencial de Milovich lo llevó a ser convocado a los seleccionados de vóley y básquet.

  Sin embargo, fue el baloncesto el que lo atrapó para terminar siendo parte de una camada de jugadores argentinos que marcaron una época y encaminaron la gestación de la Liga Nacional de Básquet de León Najnudel (1985), y de ahí en más el salto de jerarquía con la “Generación Dorada”.

  “El básquet era amateur, no imaginaba poder vivir de ello cuando se produjeron circunstancias especiales para que me dedique a esta actividad” recordó Milovich sobre sus inicios, en una charla virtual promovida desde la Uncaus, para remarcar que la consagración del combinado provincial en 1976 “me marcó mucho y me hizo decidir jugar al básquet”.

«Patonga» se inició en Sokol, y jugaba los intercolegiales para el Colegio Don Orione.

  Mientras trajo a colación que “en Sáenz Peña no había una competencia muy fuerte, y en ese tiempo dominaba Resistencia”, calificó como clave en su carrera el arribo a Unión Progresista de Villa Ángela. “Se formó un equipo muy competitivo, me convocaron y me formé con jugadores muy buenos y un técnico revolucionario como Antonio Manno”, precisó.

  Con “Progre” llegó a disputar la final del Campeonato Argentino de Clubes frente a Lanús en 1977, y fue la vidriera que le abrió las puertas a la consideración de las instituciones top del momento. Empezaron a aparecer varias ofertas, pero un par de años después terminó inclinándose por un histórico: Obras Sanitarias.

Selección de Chaco que tuvo a Milovich en su plantel a fines de la década del 70.

  Sus buenas actuaciones lo llevaron a integrar la selección chaqueña de mayores y la selección argentina juvenil; hasta que en 1980, con 19 años, recaló en la selección argentina de mayores y allí fue parte del equipo durante toda una década.

  Antonio Manno en sus inicios

  Si bien tuvo varios técnicos que lo marcaron, Gabriel Milovich destaca a Antonio Manno como uno de los adelantados para su época. “Era uno de los mejores de Argentina, pero además nos catapultó a cada uno de los jugadores a otro nivel” recordó sobre aquel momento en Unión Progresista. No menos importante en su carrera fueron Flor Meléndez y Ranko Zeravica.

Con 2,02 metros, Milovich encajó en el esquema de Manno en Progresista.

  Amplió que con Manno incorporaron el pressing, “algo desconocido en Argentina. Había que entrenarlo, hacerle entender a los jugadores lo que significaba, se empezó a engranar ese tipo de defensa que requería mucha sincronización, empezó a dar resultados inmediatamente y los equipos no sabían qué hacer cuando defendíamos. Era totalmente novedoso”, dijo.

  Tras su paso por la popular entidad de Villa Ángela lo convocaron desde Buenos Aires. Ese fue otra situación que debió analizarse en el seno familiar, aunque siempre tuvo el respaldo de sus padres. Para esa ocasión ya había cursado tres años de medicina en Corrientes, pero le concedieron el pase y siguió sus estudios en la Universidad de Buenos Aires.

Recordado plantel de Unión Progresista de Villa Ángela.

  “En Buenos Aires pude empezar una carrera dedicada al básquet no totalmente profesional, pero sí como medio de sustento para terminar mi carrera universitaria” valoró aquel “Patonga” Milovich que nunca imaginó la actualidad de ese momento tras sus inicios en la Unión Gimnástica Sokol.

Diez años de su vida, en la Selección Argentina

En 1977 Gabriel Milovich cursaba el quinto año en el Colegio Don Orione, y también era parte de los campeonatos intercolegiales de básquet que se jugaban a estadio lleno en Sáenz Peña, con encarnizados partidos frente al elenco del Colegio Nacional. Su mundo empezaba a ser distinto al de sus compañeros, porque a la par de formar parte de Progresista, era convocado a la selección argentina juvenil.

La selección argentina lo tuvo entre sus filas entre el ’80 y ’90.

  Ahí aparece en escena Alberto Trama, otro director técnico que lo marcó, al convocarlo al combinado nacional. “Era otro monstruo del básquet”, recordó sobre el entrenador que llevó al equipo a obtener el tercer puesto en el primer mundial juvenil, con triunfos frente a Rusia (el primer equipo argentino en ganarle), ante la ex Yugoslavia e Italia.

  “Ese fue otro gran boom que tuvo el básquet argentino” expuso el ex pivot saenzpeñense, quien tuvo luego diez años de protagonismo en la selección mayor junto con otras figuras de la época como Miguel Cortijo, el “Tola” Cadillac, “Chocolate” Rafaelli, Carlos Romano, Esteban Camisassa, el “Loco” Montenegro, Diego Maggi, Sergio Aispurúa, el “Gallego” González, el “Gurí” Perazzo, “Pichi“ Campana, Sebastián Uranga o Marcelo Milanesio.

El combinado argentino de básquet clasificó en el Preolímpico de Puerto Rico.

  La incursión en el Preolímpico de Puerto Rico, en 1980, fue sumamente provechosa y se coronó con la clasificación a las Olimpíadas de Rusia, que finalmente no se disputaron por un boicot de Estados Unidos en represalia a la invasión rusa a territorio de Afganistán.

Jugar y estudiar, todo un desafío

En un contexto social y político distinto al que hoy conocemos en nuestro país, Gabriel Milovich pudo cumplir su doble objetivo de jugar a nivel profesional y cursar la carrera de medicina. “Estudiar y jugar fue muy sacrificado, y si no existe la pasión no te lo podés bancar”, explicó.

El histórico Obras Sanitarias sumó a Gabriel Milovich a sus filas.

  Fue en 1981 cuando se radicó en Buenos Aires y mientras jugaba para Obras Sanitarias y la selección argentina, comenzó a cursar el cuarto año en la UBA. “Ser un deportista profesional tiene como sustento la pasión, tanto el básquet como la medicina me apasionaban, y aunque no hubiese estudiado, las cosas que uno tiene que dejar los hace con gusto para lograr aquello que sueña”.

  La disciplina y la conducta fueron valores clave, al punto tal que tanto en su club como en la Facultad siempre contemplaron esa doble condición de jugador y estudiante para acceder a algunas concesiones. “Tenía la colaboración de la Facultad, de las diferentes cátedras, y de Obras con permisos para asistir a clases y rendir”, rememoró.

  “Si uno se lo propone y está convencido que lo que quiere es eso, tarde o temprano uno termina logrando el objetivo, porque es algo totalmente compatible estudiar y jugar al básquetbol” aseguró, y en ese sentido alentó a quienes quieran estudiar que “no dejen de hacerlo por seguir su carrera deportiva, porque lo pueden hacer perfectamente”.

El campo también es una de las actividades a la que Milovich destina hoy su tiempo.

  “La disciplina es uno de los elementos más importantes, aunque son muchos los elementos: el orden, la dedicación, la responsabilidad, la constancia” observó, y remarcó que de esa manera pudo sortear posibles frustraciones como ser que “el técnico no me ponga o el dirigente no me quiera”.

  En la actualidad Gabriel Milovich ejerce la actividad privada y al mismo tiempo es Médico, profesión que ejerció e incluso realizó especializaciones en medicina del deporte, y deporte de alto rendimiento. Entre sus actuales desafíos, no descarta ser director técnico de algún equipo, ni sumarse como dirigente a colaborar en instituciones que lo requieran.

FICHA PERSONAL

Nombre: Gabriel Roque Milovich

Fecha de nacimiento: 16 de agosto de 1960

Profesión: Médico

Carrera profesional: Unión Gimnástica Sokol (Sáenz Peña -inicios-)

Unión Progresista (Villa Ángela)

Obras Sanitarias (Buenos Aires)

Unión (Santa Fe)

San Andrés (Buenos Aires)

Gimnasia y Esgrima (Comodoro Rivadavia)

Regatas (San Nicolás)

En la Selección Argentina mayor: Debut en 1980

33 partidos jugados (Preolímpicos 1980 y 1984, Panamericanos 1983  y 1987, Mundiales 1986 y 1990)

116 puntos convertidos

En el exterior: Incursión por Brasil y prueba en Partizán (Yugoslavia)